textos errantes

blog, gabinete, cajón de costura de Tamara Díaz Bringas con escritos y conversaciones de aquí y de aquí

Todas las vidas / Estudios de vulnerabilidad

24_011Lourdes de la Riva- Foto Flavia Sanchez

Lourdes de la Riva, “Los rastros de un trayecto”, serie «Los Creadores», 2016 Detalle de instalación. Fotografía Flavia Sánchez

Estudios de vulnerabilidad se titula la serie de Christian Salablanca basada en representaciones animales sobre las que registra apuntes de las ciencias naturales y sociales, o bien de expresiones de uso coloquial. Depredador, presa, subsistencia son algunas de las figuras mediante las que la jerga de barrios con un alto índice de criminalidad piensa su propio ecosistema a través de lo animal. El trasiego de la zoología a la sociología interpela tanto la mirada científica como la naturalización de las relaciones sociales. Del cuerpo animal al cuerpo social, los dibujos señalan la condición vulnerable de vidas expuestas a la mera sobrevivencia.

En las obras reunidas en los antiguos calabozos del Cuartel Buenavista, espacios con memorias de fragilidad y reclusión, la vulnerabilidad es también la de la vida en el planeta. Crisis ecológica, cambio climático, agotamiento y expolio de recursos naturales son el telón de fondo de los dibujos de Alfredo Ceibal, las pinturas de Oswald de León Kantule o la intervención de Lucía Madriz. Sin tentaciones apocalípticas, sus propuestas convocan más bien la imaginación de otras formas de vida y sostenibilidad.

La condición vulnerable e interdependiente de la vida es puesta en primer plano en varias de las investigaciones y poéticas presentes en la bienal. Así, los dibujos y esculturas de PaulinaVelázquez subrayan la materialidad biológica del cuerpo y sus órganos. Los cantos de pájaros en las piezas sonoras de Naufus Ramírez-Figueroa o el persistente habitar de las polillas en las obras de Lourdes de la Riva, podrían cuestionar un modelo antropocéntrico basado en la hegemonía del humano sobre otras especies. Por su parte, Pilar Moreno interroga la supremacía masculina cuando trastorna las asignaciones de género en la Mansión Playboy, icono del imaginario arquitectónico y sexual en la segunda mitad del siglo XX. Las imágenes, como el lenguaje, son campos de batalla. En la performance Ixtetelá, Benvenuto Chavajay re-inscribe, primero en su cuerpo y luego en el registro civil, el apellido materno distorsionado como “González” por la razón colonial. Todas las vidas es un deseo de preguntarnos por prácticas que facilitan la sostenibilidad y expansión de la vida, y cuáles, en cambio, suponen una amenaza para los procesos vitales en un sentido subjetivo, ecológico y social.

[Tamara Díaz Bringas, texto de sala en el Museo Nacional, sede de la X Bienal Centroamericana, San José, Costa Rica, 31 de agosto a 30 de septiembre 2016]

29_271Ixtetelá, performance de Benvenuto Chavajay - Flavia Sánchez

Benvenuto Chavajay, “Ixtetelá”, 2016 Performance. Fotografía Flavia Sánchez