textos errantes

blog, gabinete, cajón de costura de Tamara Díaz Bringas con escritos y conversaciones de aquí y de aquí

Hechos de un buen ciudadano

Verónica Vides, Miedo, 2005

A: Eduardo Chang, Roberto Melara, Antonio Romero, Marta Eugenia Valle, Verónica Vides y Rodolfo Walsh

Queridos artistas,
Como algunos de ustedes ya saben, Juan Sánchez, Director del CCEsv, nos ha invitado a organizar una exposición de artistas salvadoreños, que se abrirá en el centro de manera paralela a la Bienal Centroamericana en noviembre del 2006.
Nos gustaría invitarlos a que nos envíen propuestas que estén trabajando recientemente y que podamos considerar en la exposición.
De nuestro acercamiento a la producción artística salvadoreña, a través de las visitas que hemos hecho recientemente, así como del contacto sistemático con artistas y gestores culturales, nos parece relevante el acercamiento a problemáticas urbanas y dinámicas sociales que están realizando algunos de los artistas salvadoreños.
Por ello, quisiéramos desarrollar un tema centrado en lo urbano, en respuesta al programa de “limpieza” de la ciudad denominado “Brocha en mano”, que tiene como objetivo borrar con pintura los graffiti y marcas de los muros de la ciudad. De alguna manera, tanto simbólica como física, esto equivale a una obliteración de signos y puntos importantes para un sector de la población.
Igualmente, muchos de los edificios y casas históricos de la ciudad son destruidos por diversos motivos -el abandono, los desastres naturales, la demolición. A partir de estos cambios impuestos a una fisonomía en permanente modificación, queremos plantear un espacio de reflexión sobre arte y ciudad.
Como quisiéramos que esta exposición se articule de manera más orgánica en torno a estas preocupaciones, les proponemos una circulación colectiva de mails, donde podamos comentar sobre los diversos proyectos y así, integrar un diálogo entre la curaduría y la práctica artística de cada uno, de manera que podamos trabajar conjuntamente el proceso de la exhibición.
En espera de sus respuestas, les mandamos un abrazo,
Virginia Pérez-Ratton y Tamara Díaz Bringas
Curadoras

Estimada Tamara:
he estado reflexionando sobre el tema de la exposición para el CCE y una posible propuesta para el tema que se plantea. Debido a la situación de opresión que estamos viviendo en el país, por la tiranía de una cultura de la muerte por parte de las maras y el crimen organizado – que les da empleo a las maras para distribuir la droga- considero totalmente válido que las personas que no pertenecen a las maras quieran “reclamar” su comunidad borrando los graffiti. Con estas marcas las “clicas” se reparten los vecindarios como plazas para la venta de droga y de extorsión. Por ello estoy de acuerdo con la iniciativa “brocha en mano”, así que mi participación estaría absolutamente fuera de contexto en el conjunto de la exposición, que está en contra de dicha iniciativa, y por esta razón que no podré participar en la misma. cariñosos saludos,

marta eugenia
Querida Marta Eugenia,
Una propuesta curatorial no es una simple declaración en contra de una situación, como puede ser una manifestación política, un artículo del periódico, o un panfleto. Una exposición siempre es un espacio de reflexión y de discusión, y una construcción de discurso(s), a partir de criterios que no tienen por que ser homogéneos.

Parte del significado de los graffitis, aparte de esa repartición de poder, es un asunto de pertenencia y nuestras sociedades se han especializado en borrar muchas indicios que justamente construyen esa pertenencia a un lugar, a un barrio, a una ciudad, homogenizándola y “limpiándola” – tal vez con las mejores intenciones-, pero finalmente despojándola de parte de su identidad. Por esto es que planteamos un tema como este, de manera a crear un debate y no para elaborar de manera simplista obras en contra de “brocha en mano”. En lugar de declinar, considero importante más bien reflexionar sobre el asunto, y producir algo que resulte de tu propia sensibilidad y posición. Esto puede enriquecer el diálogo, aportar densidad al debate y por qué no, al pleito. Las posiciones extremas permiten también analizar en que contexto se puede establecer un diálogo, un abrazo,
Virginia

Estimada Marta Eugenia,
me gustaría insistir en que cuando hablamos del programa “brocha en mano” en la invitación a la muestra, lo hicimos como una propuesta de reflexión, no tanto sobre ese programa específico, sino sobre la posibilidad del arte de escribir y no de borrar, de tratar con la complejidad de las cosas y no sólo con la superficie. Como sabemos, tapar los graffitis no elimina el problema de las maras, que además de droga y crimen organizado, tiene que ver con exclusión social, un asunto que nos atañe a todos y que, nos parece, valdría la pena discutir. Nos pareció oportuno tomar como punto de partida el espacio público de San Salvador y por eso la referencia a “brocha en mano”; pero se trata de una referencia que usamos en un nivel simbólico y no con la intención de reducir la expo, y la riqueza de problemáticas y acercamientos que puedan proponer los mismos artistas, a discutir un programa específico. Por otra parte, también me parece que la exposición busca las fricciones, las complejidades de la ciudad y del arte mismo, y que sería incluso deseable que participen posiciones encontradas. De modo que coincido con Virginia en que valdría la pena que reconsidere su participación en la muestra. Envío este correo con copia a los demás artistas que invitamos, porque probablemente este intercambio pueda aportar algo al debate.
Un abrazo,
tamara

Estimadas Tamara y Virginia
Desde hace un tiempo he considerado realizar composiciones tipográficas que pueden ser vallas publicitarias instaladas en las calles como también no me molestaría pintarlas y exponerlas en un lugar cerrado. Consisten en la utilización del discurso de los funcionarios públicos que a diario aparece en los periódicos del país y que denotan malicia y manipulación de la información relacionada a problemas como la violencia.
Imagino las composiciones perfectas y limpias, contrastando con el mensaje propuesto – la violencia ideológica y política hacia la población. Como ejemplo, cito las recientes declaraciones del viceministro de seguridad Astor Escalante, en el sentido de que la sociedad no tiene la culpa de que los reos sean delincuentes. Esto reduce la delincuencia al relativismo y al libre albedrío, liberándose del compromiso que tienen como funcionarios públicos en la solución de problemas vitales como la seguridad colectiva La carencia de reales programas de reinserción social se remplaza por la culpabilización del sujeto que delinque, se minimiza el problema real mediante la mentira y el miedo, sin embargo es una cuestión de urgencia a tratar.
Antonio Romero

Virginia, Tamara, Antonio, Verónica, Rodolfo, Juan, Marta Eugenia, Roberto
un gran saludo, les envío un par de líneas sobre el proyecto que habíamos platicado con Tamara y Virginia.
EL GRAN TURISTA.

El gran turista nació de la iniciativa de Simón Vega por crear una muestra en torno a uno de los más grandes héroes salvadoreños: Mazinger Z, el robot de japonium que hasta el sol de hoy salva a la ciudad apareciendo desde su escondite subterráneo-cancha de tenis. Me propuse entonces, recrear al héroe para hacerlo pasear por el centro de San Salvador, ciudad que necesita urgentemente de los servicios de un héroe y cuyos edificios se ven abatidos cotidianamente por voraces incendios que los convierten en funcionales aparcamientos, nuevos edificios o céntricos puntos de taxi. La ciudad va perdiendo así muchos de sus más hermosos inmuebles. Las quemas de
edificios responden a la caótica falta de nuevos espacios y a lo complicado que resulta poseer un edificio patrimonial intocable en el medio de la ciudad.

Trabajando con un piñatero de la ciudad y sustituyendo el poderoso japonium por papel de periódicos locales, cola blanca y festivo papel de colores, creamos a nuestro héroede 1.60 m. de alto y con un poderoso piloto. Mazinger apareció no desde su típica cancha de tenis sino de las penumbras del parqueo Morazán y se dirigió hacia aquellos sitios que alguna vez clamaron por su héroe metálico. Su primer destino era la antigua casa Munguía, una de las más bellas construcciones que alguna vez tuvo la ciudad. El incendio que le devoró dejo únicamente marcos de puerta, una dolorosa mancha negra en las paredes y una cantidad increíble de escombros.
Este fue el panorama que encontró Mazinger que con todo y sus rayos fotónicos, y con la incapacidad para hacer algo a cuestas, decidió mejor intentar turistear y aprovechar el día, porque aun quedaban unas horas de sol. Siguió caminando por el centro encontrando viejos amigos mientras buscaba, entre las ventas piratas, una compilación de sus tiempos dorados en dvd y también, entre las cachadas, un nuevo reproductor para su cabina (para poder ver el vídeo).

El performance fue documentado en foto, de las cuales adjunto un par para que más o menos se hagan la idea. un saludo,
eduardo

Virginia y Tamara:
Espero que todo ande bien para las dos, yo he estado pensando y sintiendo que significa SS para mi, no me agrada lo que siento, lo pienso como un lugar de paso, un lugar para pocos días y casi sólo porque está la familia y los amigos, si no, creo que ni iría.
San Salvador es como cuando uno brinca un charco. Lo lindo de SS es la naturaleza, lo fértil de su tierra negra, negra, y su volcán que sombrea el valle. Pero la ciudad pierde su encanto, poco a poco, el poco que le queda. Se amuralla, se ensucia, apesta, se quema, se oprime. Pienso en lugares que aún quedan y me voy por el zoológico, el saburo. Un sobresalto, pasé por “el zapote”, no deja de dar escozor y miedo guardado en el recuerdo. Miedo viejo. Sigo: Los planes, el parque Cuscatlán, la shangrilá, los panes Silvia en la Rábida con todo y el lugar, subir al volcán. Cuando uno sale a la carretera lo
hermoso de El Salvador dura más.

Los ricos tienen mal gusto y les encanta Miami, lo exportan más deforme que el original. Los monumentos se salvan unos pocos, los más viejos. Pero las maravillas que reciben a miles en la carretera de Comalapa, y corona el recorrido “el hermano lejano”
custodiado por los muñecones próceres. Que cada quien lo disfrute y saque sus propias carcajadas.

MIEDO. Uno pasa miedo en San Salvador, yo, al menos. Hay que ser valiente para vivir allí o inconsciente, ciego, sordo, o un iluminado disfrazado de hormiga laburante de
banco o de Mister Donut. Es una ciudad gobernada por ignorantes y corruptos, de todos los colores y sabores. vulgares idiotas que piensan que se puede tapar el sol con un dedo. Van a reventar en su gordura.

Las maras no es un problema complejo, es sumar dos mas dos y obtener un resultado. La justicia social totalmente ausente. En lo más básico, en lo más elemental, el mínimun vital, la polaridad en sus extremos. La guerra es así, la guerra se quedó aquí. Ha habido muchas matanzas en este país a lo largo de su historia reciente, eso acarrea feos resultados, oscuros, y siguen las matanzas. Estamos cosechando lo sembrado.
Dentro de todo esto está la alegría y lo verde, mejor cantar que llorar.

Les cuento las ideas que tengo, perdón por no tener algo más escogido pero las quiero compartir con ustedes y sus opiniones me servirían un montón. Estas propuestas se centra en el centro por considerar que es el nudo de todas estas cosas que siento,
encierra la esencia de lo que hablo. Utilizando mi miedo disfrazado de valentía me gustaría hacer un caparacho de hierro, lo suficientemente pinchudo y colocarlo en diferentes lugares para fotografiarlo, o ver la reacción de la gente y filmarlo.
Lo malo de esto es que tendría que estar allá mucho antes para hacerlo, que de todos modos lo voy a hacer al llegar pues es un proyecto pendiente, les mando tres imágenes de los caparachos que hice en mi visita en marzo del 2005.

El proyecto de los sellos es más viable. Pienso en hacer a la hormiga atómica, otro héroe de nuestra infancia cuando todo era todavía azul, con el lema “contra el mal: la hormiga atómica!!!!”, sería de su tamaño chiquitillo, esto con el registro, el mal en todos y todas
haría uno con la hormiga y otro con el lema.

http://www.teacuerdas.com/nostalgia-animados-hormiga.htm
Otra era sellar el refrán “aunque la mona se vista de seda, mona se queda” sobre las paredes prístinas de la brocha gorda.
Otro proyecto que me gustaría hacer son los “tours al centro”, y poner en la muestra una chica vendiendo los tiquetes, con el punto de reunión en el MARTE un día X. Es un fenómeno común que un montón de gente crezca en otra especie de sub-ciudad, un poco más segura y bonita, que nunca hayan ido al centro, o que solo pasen por allí subidos en un carro.
un abrazo para las dos desde los sures con frío
verubre

Virginia Pérez-Ratton y Tamara Díaz Bringas
Curadoras
Brevemente expondré parte de una iniciativa que estuve desarrollando hace algunos años, la cual, debido al poco interés de infinidad de espacios y del público en general no logre terminar. El concepto del proyecto gira alrededor del RESCATE, RESTAURACION, PROMOCION, CONSERVACION Y DIFUSION de la memoria histórica del centro urbano de San Salvador; principalmente enfocado a recuperar esas edificaciones antiguas de alto valor artístico y cultural que son elementos palpables del esplendor y atractivo cultural que San Salvador tuvo hace muchos años. Son un fiel reflejo de una variedad de movimientos artísticos presentes en el desarrollo del casco urbano de la capital, edificaciones que crean conciencia en la población y que dan a conocer parte del patrimonio arquitectónico, que puede ser un atractivo turístico. Además es importante dar a conocer el papel histórico y cultural que estos espacios han desempeñado en la historia de El Salvador, al igual que sus novedosos diseños y diversidad de propuestas de ornamentación embellecen los espacios públicos y privados de la ciudad.

Durante los últimos 7 años he realizado bocetos, dibujos, pinturas y grabados de las estructuras más representativas o sobresalientes en el centro de San Salvador, muchos de los cuales poco a poco han desaparecido debido a intereses particulares de instituciones públicas y privadas o simplemente publico en general. La recolección de imágenes ha sido un instrumento para crear conciencia y valorar este tipo de patrimonio, conservado a pesar de una infinidad de catástrofes naturales y guerras

Así, se haría un llamado general por el rescate y embellecimiento de la ciudad, deteriorada por la violencia social, el irrespeto a la propiedad privada, la deshumanización… Mi propuesta gira alrededor de unos 25 trabajos realizados con dibujo a plumilla del centro histórico de San Salvador. Además actualmente estoy realizando algunas de estas propuestas en grabados.

De antemano quiero agradecer la amabilidad por esta invitación, brevemente traté de explicarles parte de esta propuesta que estoy desarrollando desde hace algunos años al igual que he realizado propuestas de oficios o trabajos tradicionales en la urbe de San Salvador. Atentamente
Roberto Melara

Hola todos. Aquí les va mi propuesta:
La propuesta está basada en la fotografía que les mando en attachment. La idea es hacer un video en el que sale una toma cerrada de esta fotografía.
Primera escena: la foto estática con sonido de viento, o de niños jugando ó de sonidos callejeros en el mercado
Segunda escena: aparece una mano con una brocha y empieza a pintar de blanco el graffitti de la MS. En sonido solo se oye la brocha.
Tercera escena: cae la lluvia y deshace la pintura hasta dejar la misma escena con el graffitti que apareció en la primera escena. Sonido de lluvia.
Espero comentarios.
Saludos,
Rodolfo Walsh

Estimadas Tamara y Virginia, compañeras y compañeros artistas: les envío una “idea de proyecto” que es la siguiente, si les interesa podría elaborar el perfil en los próximos días: me gustaría presentar un mapa conceptual en donde se muestre un modelo gráfico de la red de relaciones que de acuerdo a la “vox populi” y las declaraciones en los medios de comunicación se establecen en relación al accionar de las maras, esta pieza podría ser una pintura o una instalación con objetos (todavía no lo he definido). Estaría acompañada de una “encuesta” en donde cada visitante marcaría una “X” si está de acuerdo o no con el modelo de relaciones de las variables en el mapa conceptual y tendría un espacio para comentar si piensa que el modelo de relaciones es diferente, al final se podría sacar copias de esas encuestas y sus resultados para difundirlos. Bueno espero sus comentarios, saludos afectuosos,
marta eugenia

Mis estimados,
he estado cocinando mis ideas y me he quedado con la de los sellos, (como los olompopos en mi muestra de crías en el Cuscatlán) pero sellaría un venado blanco que dibujó Salarrué en la edición de su libro Oyarkandal, se dice que es el náhuatl del territorio de Cuscatlán, como náhuatl simboliza algo luminoso y mágico que siento que es lo mejor que puedo opinar ante todo lo que vivimos en el paisito. Primero pensé en frases, luego en un zompopo blanco, luego en la hormiga atómica… que buena dupla haría con mazinger. Pero aterricé en el venado. Y tal vez algunas frases, estoy consiguiendo el dibujito del Sagatara y luego se las envío, son sellos que pongo con almohadilla común.

Me gusta el proyecto de Chang sólo que me falta el villano, el enemigo al que se enfrenta mazinger, porque mazinger resuelve! enfrenta al enemigo con valor. no sé, es una sensación. o tal vez eso inactivo del final de la historieta, ese irse silbando es otro
retrato más de nuestra salvadoreñidad.
Bueno, un abrazo a cada uno
v.

Queridos todos,
Primeramente, nos parece muy bien y con una carga poética la propuesta de Walsh, en el sentido de que la brocha busca borrar y no lo logra, por la persistencia de un elemento que descubre constantemente la presencia de la realidad de la mara. Lo del sonido de la primera imagen recomendamos la idea de sonidos callejeros no tanto de un mercado específico sino de “los mercados” informales y transacciones varias en la ciudad, incluyendo los sonidos mismos de la calle, aunque no sean completamente descifrables, sino que se perciba que se trata de negociaciones varias, de mercadería y territorio.
A Melara, muchas gracias también por la propuesta, creemos que puede resultar muy hermosa y nos gustaría que enviara las imágenes scaneadas de los dibujos para hacer nosotras una selección, sugerimos montar los dibujos de una manera poco formal, pero sí con un sentido.

Definitivamente una de las imágenes que tenemos presente es la de la Casa Munguía, ya que entra en diálogo con el proyecto de Eduardo Chang con el visitante Mazinger. Nos parece que haría falta completar la serie de fotos con otro registro, por ejemplo un aspecto narrativo, como si se contara o se explicara una especie de “tour”, de manera que el público que no está enterado del proyecto pueda comprender su dimensión.
Verónica nos envió varias propuestas y un texto que queremos recuperar para la publicación, por partes, y dado nuestro silencio ha decidido hacer los sellos, Concordamos con el proyecto, aunque sentimos que se separa de lo que sustenta en el texto, que es sobre todo el asunto del miedo que prevalece en la ciudad y en El Salvador en general, así que nos gustaría ver que vínculos se van a establecer entre ambos. Puede intervenir tanto el espacio de la galería como las paredes exteriores, pasillos y de pronto algunas en paredes de las calles aledañas al centro… oímos reacciones. De alguna forma los sellos podrían dialogar con el proyecto de vallas de Antonio Romero, que puede estar en el centro cultural como una composición o dos sobre la pared, pero si se logra alguna compañía publicitaria (que se atreva y lo patrocine), hacer una valla de carretera con lo mismo.

Marta Eugenia nos ha enviado un proyecto de “mapa conceptual” donde se mostrará una red de relaciones sobre el accionar de las maras, según la “vox populi” y medios de comunicación, ya sea en pintura o en instalación objetual, nosotros preferimos que sea una intervención pictórica más que de objetos, y esta pieza contaría con la intervención del público que cuestionaría o no la validez del mapa, pudiendo variar lo ahí declarado.
un saludo afectuoso a todos, y que el diálogo continúe. ciao,
Virginia y Tamara

Estimadas Virginia y Tamara,
he seguido pensando lo que me comentaban y cómo vincularlo con mi escrito. El miedo oprime y crece, hay que enfrentarlo para que se vaya, para que desaparezca. Mi manera de enfrentarlo, mi método ha sido la fe, la creencia en que Dios me protege, que el ángel de la guarda me cuida, esto ha sido mi escudo y me ha permitido vivir en mi tierra por más de 15 años, los últimos 4 años sola en el campo de Chalatenango, viajar por carreteras, andar sola casi siempre y nunca me sucedió nada, y cuando me sentía en peligro o con miedo oraba y me concentraba en un caparacho de luz como protección.

Debo aclarar que no creo en ninguna iglesia y no practico ninguna religión, pero tengo mi propia relación con Dios y los maestros que han venido en distintos momentos a la tierra, respeto el mundo mágico y de alguna manera lo vivo, hasta donde mi humana realidad me deja la mente-mono que brinca de rama en rama.

Los dibujos de sellos se los enviaré en el transcurso de esta semana pues no tengo escáner en casa. Creo que irán enmarcados en un círculo, lo que hace referencia
a un pensamiento de salarrué que dice así: “creo en la espada de luz, no en la de acero que corta ni siquiera en la de fuego que quema: en la de luz que aclara. Esta es el arma que deberíamos de usar en los combates de paz. Y en los de guerra el escudo, el escudo circular, sin filo, cuyo poder es resistencia tenaz e invencible.” (de Conjeturas en la penumbra)

Tal vez los dibujitos irían con la frase “caparacho de fe”.
Pienso colocar los sellos en distintos puntos de San Salvador, y me parece buenísimo colocarlos en otras partes del centro cultural, ahora que terminé los dibujos defino cómo los sellaría en el interior de la sala de exposiciones.
un abrazo casi casi con primavera
verónica

Queridos todos,
seguimos con el título para la expo. Habíamos pensado usar algo de una escritora salvadoreña, Claudia Hernández. Tengo aquí un libro de relatos que nos gustó mucho y sería un modo de dialogar con él: “Mediodía de frontera”. Hay varios cuentos que nos podrían “prestar” un título para la expo, pero a ver qué les parece: “Hechos de un buen ciudadano” o “Las molestias de tener un rinoceronte” o “Fauna de alcantarilla”. Desde luego, incluiríamos el cuento mismo, o un fragmento, en el catálogo de la expo. Creo que lo de Claudia tiene una mezcla de algo terrible y entrañable, absurdo y cotidiano, que por ahí tiene algo que ver con algunas propuestas de la expo y con la ciudad misma.

tamara

voto por HECHOS DE UN BUEN CIUDADANO.
eduardo

(Texto colectivo a partir de intercambio entre artistas y curadoras, publicado en catálogo Hechos de un buen ciudadano, Centro Cultural de España, El Salvador, noviembre de 2006)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: